“Paren de fumigar”

Carta abierta a la Mesa de Enlace

La Universidad Nacional de Córdoba (UNC) es la más antigua del país (397 años). De la mano de los estudiantes, allí nació la Reforma Universitaria de 1918 (que transformó las bases de la educación superior de la Argentina y el continente). Miles de jóvenes de la casa de estudios participaron del Cordobazo y, también los estudiantes, lograron que la Universidad rechazara fondos que (por ley nacional) provienen de la cuestionada actividad minera en Catamarca. Este fin de semana volvió a marcar un hito: se transformó en la primera institución de educación superior que organiza un ámbito académico para dar cuenta de los efectos sanitarios de los agroquímicos utilizados en agricultura y, explícitamente, cuestionar el papel de la academia como legitimador del modelo productivo. El Primer Encuentro de Médicos de Pueblos Fumigados aportó pruebas científicas del costo sanitario y elaboró una carta abierta dirigida a Hugo Biolcati (Sociedad Rural Argentina), Mario Llambías (Confederaciones Rurales Argentinas) y Eduardo Buzzi (Federación Agraria). Algunos extractos:

  •  “Los equipos de salud, científicos, investigadores y académicos reunidos en la Facultad de Ciencias Médicas nos sentimos en la imperiosa necesidad de dirigirnos a ustedes para hacerles conocer que es muy grave la situación de la salud de las poblaciones de los pueblos fumigados en la Argentina, y que ésta se agrava día a día.”
  •  “Los cánceres y otras enfermedades severas son detectadas con más frecuencia ahora. Al igual que los abortos espontáneos, trastornos de fertilidad y nacimiento de hijos con malformaciones congénitas, que encontramos con índices muy elevados. Y que los trastornos respiratorios, endocrinos, hematológicos, neurológicos y psíquicos son, también ahora, mucho más frecuentes en las poblaciones sistemáticamente fumigadas. Fumigadas porque comparten el mismo espacio geográfico que los cultivos agroindustriales y transgénicos que ustedes explotan.”
  •  “Queremos decirles a ustedes que sabemos que están fumigando con 300 millones de litros de veneno sobre la población, que lo hacen sin ningún tipo de control (…) y que es negocio de los laboratorios multinacionales de agroquímicos.”
  •  “Estamos seguros de que los crecientes padecimientos en la salud de los habitantes de los pueblos fumigados son generados por las fumigaciones que ustedes realizan. Existe creciente información científica que destaca las evidencias disponibles con respecto al daño que generan los pesticidas.
  •  “No tenemos ningún interés económico, ni político-partidario, ni religioso, ni de ningún otro tipo que no sea el resguardo de la salud de nuestros pacientes (…). Los exhortamos a que paren de fumigar.”
  •  “Sabemos que están aprovechando una coyuntura internacional con precios en alza y demanda sostenida, pero sus ganancias no justifican los cánceres de nuestros pacientes, ni las malformaciones de nuestros hijos.”

 

Nota Principal:

Un límite para las fumigaciones en el campo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: